Termorresistencia en Asturias

Sin comentarios mayo 9, 2016

La termorresistencia consiste en aprovechar las variaciones de los materiales atendiendo a los diferentes cambios de temperatura. La cuantificación de la magnitud de ese cambio en la resistencia del material relacionándolo con los cambios en la temperatura, principio que fundamenta los componentes electrónicos conocidos como termorresistencias.

Si la resistencia es mayor al aumentar la temperatura, hablamos de elementos de coeficiente de temperatura positivo (PTC), si disminuye, son de coeficiente de temperatura negativo (NTC).
Las termorresistencias más comunes se realizan con alambres finos envueltos en  materiales aislantes y encapsulados. El montaje se puede hacer a 2 hilos, 3 hilos y 4 hilos, dependerá siempre de las necesidades del proceso.

Los metales puros son los materiales que experimentan las mayores variaciones de resistencia. Por eso, las termorresistencias suelen ser de níquel (NI) o platino (PT). El platino es el material más exacto y estable en sus variaciones. De hecho, la relación existente entre la temperatura del alambre de platino y su resistencia es tan estable y previsible que la termorresistencia del platino marca el estándar internacional de temperatura desde los -260ª a los 630ª C. Las termorresistencias realizadas de platino se conocen el mercado como las termoresistencias PT100.

En función de las temperaturas para las que se utilizan el componente fundamentado en la termorresistencia y la precisión de sus valores tenemos los siguientes datos:

Platino: Opera desde -200 a 950º C, precisión 0,01 grados.
Níquel: Opera desde -150 a 300º C, precisión 0,50 grados.
Cobre: Opera desde -200 a 120º C, precisión 0,10 grados.


Nuestra empresa es un referente en lo que a termometría se refiere. Después de diez años fabricando y vendiendo este tipo de componentes eléctricos podemos decir que ofrecemos termoresistencia made in Asturias. Nos situamos en localidad asturiana de Colloto y te ofrecemos un completo catálogo basado en la solidez de la experiencia.


Sin comentarios